Cómo ahorrar en los seguros de hogar

Los seguros de hogar son imprescindibles para todos aquellos que tienen una casa en propiedad. Como hemos comprobado recientemente, estas pólizas son unos de los seguros más contratados por las familias españolas. En los últimos meses, su precio se ha incrementado considerablemente. En concreto, durante el mes de julio de 2016, estas pólizas se encarecieron un 3% con respecto al mismo mes de 2015. Estos son los datos que ofrece el Instituto Nacional de Estadística (INE), que también confirma que esta subida es constante, ya que en el mes de junio también subieron un 3%.

Los seguros de hogar son muy variadas y tienen una amplia gama de coberturas, que se pueden personalizar en función de las necesidades de cada casa en concreto.

Coberturas de los seguros de hogar

Entre las coberturas más importantes de los seguros de hogar podemos destacar:

  • Incendios: si un fuego afecta a la vivienda (tanto si se origina en ella como si no), la aseguradora se encargará de abonar los desperfectos.
  • Inundaciones: especialmente importante esta protección en construcciones unifamiliares que están expuestas al desbordamiento de ríos, arroyos, o simplemente del alcantarillado público.
  • Robos: los bienes sustraídos de nuestra casa estarán cubiertos por la póliza.
  • Daños en la electricidad: si se produce un cortocircuito, tanto si afecta a un aparato o a toda la instalación.
  • Otros daños en la vivienda: en función de lo contratado, la póliza cubrirá rotura de cristales, desperfectos en el mobiliario o en el parqué, daños en las tuberías, etc.
  • Algunos seguros ofrecen garantías aunque no nos encontremos en casa: por ejemplo, si nos roban la cartera en la calle, esta sustracción estaría cubierta por el seguro.

Consejos para gastar menos en los seguros de hogar

Para gastar menos al contratar un seguro de hogar, hay que tener en cuenta:

  • Informarse sobre las distintas pólizas que ofrecen las aseguradoras. La oferta es muy amplia, y pueden existir sensibles diferencias de precio entre unas y otras.
  • Aprovecharse de los descuentos que se ofrecen periódicamente, por ejemplo, al contratar varias pólizas al mismo tiempo.
  • Evitar coberturas duplicadas: las comunidades de vecinos suelen tener contratada una póliza que protege todo el inmueble, así que algunas de nuestras coberturas pueden ser redundantes.
  • Hay que revisar las duplicidades y renegociar el precio con la aseguradora.
  • Hacer de la vivienda un espacio más seguro puede hacer que la aseguradora nos baje el precio. Por ejemplo, instalando una puerta blindada, una alarma antirrobo, una caja fuerte…
  • Aprovechar las coberturas contratadas: aunque pensemos que no sirve para una situación en concreto, no perdemos nada por avisar al seguro si tenemos cualquier percance en nuestro hogar. Es posible que quede cubierto, basta con comunicarlo.

Y, si no ha contratado todavía su seguro de hogar, es recomendable que lo haga. Se calcula que un 50% de las viviendas españolas no están protegidas por una póliza de este tipo, ya que no son obligatorias (a excepción de las de incendio si se ha firmado una hipoteca, cuyo beneficiario es en última instancia el banco). Pero es conveniente tener uno, ya que protegen contra multitud de imprevistos, son muy dúctiles y pueden ser muy económicos si se compara antes de contratar.

 
 
 

© 2017 Comparador de seguros de Vida baratos online – Segurosdvida.es