Fiscalidad de los seguros de vida

Una de las preguntas más frecuentes cuando se va a contratar un seguro de vida, e incluso cuando ya se dispone de uno, es la de la fiscalidad: ¿cómo se declaran en la declaración de la renta los seguros de vida? ¿Cuántos impuestos hemos de pagar por ellos? ¿Tienen ventajas fiscales?

Vamos a intentar contestar a todas estas cuestiones de una manera clara y concisa a continuación:

¿Hay diferencias en cuanto a fiscalidad entre el asegurado y el beneficiario?

Sí las hay, sobre todo si se trata de personas diferentes, ya que, si el asegurado y el beneficiario son la misma persona, la póliza tributará a través del Impuesto de la Renta de las Personas Físicas (IRPF), pero si son personas distintas, se hará por el Impuesto de Sucesiones y Donaciones.

¿Cómo tributan los seguros de vida en el IRPF?

Dentro del IRPF, los seguros de vida que se cobran cuando se produce el fallecimiento del asegurado tributan como Rendimientos del Capital Mobiliario y, por ello, se acogen a los diferentes tramos en función de la cantidad: las pólizas de hasta 6.000 euros tributan al 21%, las de entre 6.000 y 24.000 euros tributan al 24% y lo hacen al 27% si superan los 24.000 euros.

En este caso, las pólizas que se firmaron antes de 1994 o antes de enero de 2004 tienen unas condiciones especiales en cuanto a fiscalidad.

¿Cómo tributan los seguros de vida en el Impuesto de Sucesiones?

Los seguros de vida también pueden tributar dentro del Impuesto de Sucesiones. Dentro del ISD, las pólizas de vida tienen una serie de ventajas fiscales. Se les aplica una reducción del 100% si la cantidad recibida no ha superado los 10.000 euros.

¿Se pagan menos impuestos cuando se posee un seguro de vida?

Sí y no. Sí, porque los seguros de vida que incluyen un plan de ahorro tributan de la misma forma que los planes de pensiones, por lo que las aportaciones periódicas reducen la base imponible, lo que se traduce en un descenso de lo que se ha de pagar en la Declaración de la Renta. Se pueden aportar hasta 10.000 euros para que esta reducción sea efectiva si se tienen menos de 50 años, y 12.500 si se supera esta edad. Y no porque los seguros de vida convencionales, sin fondo de ahorro, al contrario de lo que normalmente se piensa, no son deducibles, excepto en el caso de los autónomos, que pueden deducirse una cantidad máxima de 500 euros al año.

Si quiere contratar un seguro de vida al mejor precio con aseguradoras de referencia (Zurich, Aviva, Plus Ultra,…), utilice nuestro buscador de seguros de vida para obtener su póliza personalizada.

 
 
 

© 2017 Comparador de seguros de Vida baratos online – Segurosdvida.es