Premios para los fraudes a los seguros más originales

La organización Investigación Cooperativa de Entidades Aseguradoras (ICEA) demuestra tener mucho sentido del humor y cada año otorgan unos premios a los fraudes a los seguros más originales. Y eso que la cosa no es para tomársela a risa, ya que, según datos de la propia ICEA, en 2015 se produjeron más de 300.000 reclamaciones fraudulentas a las compañías de seguros de nuestro país. Este tipo de reclamaciones supone alrededor del 1’22% de todos los partes que reciben las aseguradoras, lo que conlleva una cifra de 550 millones de euros, entre la gestión de la reclamación o las indemnizaciones que no se tenían que haber cobrado.

El fraude a los seguros puede suponer unas pérdidas de más de 500 millones de euros al año, que repercuten en el precio de las pólizas de todos los asegurados. Por eso es tan importante reivindicar la investigación, que es lo que premia ICEA

Los tipos de seguros más propensos a los intentos de estafa son los de automóvil y los de hogar, ya que los fraudes más comunes son los que fingen daños corporales en accidentes de tráfico, robos en coches y domicilios o daños materiales de toda índole. En los seguros de vida hay menos posibilidades de cometer un fraude, aunque no quiere decir que no se haya intentado.

Fraudes curiosos a los seguros que merecen premio

Hay que explicar que estos premios no son para los estafadores, sino para los profesionales de seguros que investigan, detectan y revelan estas estafas. Así que entre los fraudes curiosos (o intentos de fraude) que fueron descubiertos por los profesionales del sector, se han destacado los siguientes:

  • Después de contratar pólizas individuales con hasta tres compañías distintas, unos funcionarios vascos forzaron un accidente de tráfico por el que pidieron la incapacidad permanente y absoluta, además de una indemnización por lesiones. Tras investigarse, se demostró que estaban simulando las lesiones que decían padecer.
  • Algunos pacientes de una clínica madrileña fingían someterse a intervenciones quirúrgicas que tenían que ver con las hemorroides, que estaban cubiertas por el seguro, y en realidad se realizaban tratamientos estéticos, como rinoplastias, que no estaban cubiertos por la póliza, siempre a cargo del mismo doctor, que era el que indicaba a sus pacientes cómo rellenar el parte para que cobrasen la operación a la aseguradora
  • Gracias a la investigación de varias aseguradoras, se ha podido desmantelar una red de delincuentes que se dedicaba a fingir atropellos para cobrar indemnizaciones. Algunos de sus miembros habían estado involucrados hasta en 20 accidentes distintos, unas veces como conductores y otras como atropellados.
  • Una categoría especial denominada “diversos” agrupa distintos robos, sustracciones y pérdidas, como la de una partida de atunes valorada en más de un millón de euros que su dueño fingió perder en una travesía en barco. En realidad, había contratado a un buzo para abrir las jaulas en las que se encontraban los atunes. O la de una discoteca que denunció que le habían robado su equipo de sonido. Tal aparato nunca fue comprado por el dueño del local.
  • También gracias a investigadores de seguros se desarticuló una red que contrataba pólizas de forma fraudulenta, con nombres y DNI inventados y se dedicaban a cobrar indemnizaciones. Ya se habían hecho con la nada desdeñable cantidad de 400.000 euros.

Sin duda una labor a reivindicar la de los profesionales que realizan estas investigaciones, con ellos los fraudes se quedan en meros intentos.

 
 
 

© 2017 Comparador de seguros de Vida baratos online – Segurosdvida.es