Seguros de las tarjetas de crédito

Las tarjetas de crédito pueden tener asociados distintos seguros, específicos para este productos financiero. Muchos de ellos se contratan por defecto con la tarjeta, y su coste se incluye en los coste de mantenimiento de la tarjeta.

Es importante conocerlos, para saber de qué servicios disponemos si tenemos algún incidente con ella, como por ejemplo, si nos la sustraen, e incluso si tenemos alguna incidencia con las compras realizadas por ella.

Tipos de seguros asociados a tarjetas de crédito

Entre los tipos de seguros que se asocian a una tarjeta de crédito de cualquier banco o entidad de crédito podemos destacar:

  • Seguros de robo o extravío: si se produce el robo de este objeto, el titular podrá recuperar su tarjeta sin ningún coste.
  • Seguros de uso fraudulento: es una póliza específica para impedir que la tarjeta se use de forma fraudulenta, que complementa en principio a la de robo o extravío, cubriendo los pagos que no realizase el titular de la tarjeta, tanto físicos como online. En la actualidad, además, esta póliza se usa para asegurar la clonación de la tarjeta y los fraudes online, si se llegan a robar los datos de la misma a través de Internet y se contratan servicios a nombre del titular.
  • Seguros de viaje: sirven, por un lado, para recibir el reembolso del billete si se producen cancelaciones de vuelos, trenes, etc., y por otro, para cubrir gastos médicos si se enferma o se tiene un accidente en el transcurso de un viaje. También incluyen coberturas para compensar la pérdida o los daños sufridos por el equipaje en cualquier trayecto.
  • Seguros de protección de compras: cubrirían el robo o los daños en compras realizadas con la tarjeta de crédito. Normalmente deben presentarse los daños en un plazo determinado para obtener el reembolso de los objetos.

Seguros de vida asociados a tarjetas de crédito

Como otros productos de banca, las tarjetas suelen llevar asociado un seguro de vida, como es el caso de los muy extendidos seguros de vida asociados a hipotecas. Esta práctica, impuesta por el banco, asegura a la entidad el cobro de lo gastado con la tarjeta en el caso de que se produjese el fallecimiento de su poseedor. Muchos usuarios incluso desconocen que poseen esta póliza, que no es obligatoria, y cuyo único beneficiario es el banco. Por eso, si se reclama alguna deuda de la tarjeta, los allegados han de comprobar si el titular de la tarjeta disponía de una póliza asociada a ella, ya que estaría cubierta, aunque no se obtenga una compensación adicional para los familiares.

Es muy recomendable leer atentamente el contrato de la tarjeta antes de firmarlo, para saber de forma precisa todos los seguros que se contratan y si tienen algún coste adicional, ya que no son obligatorios y podrían conseguirse pólizas más económicas y con mejores condiciones a través de una aseguradora o una correduría de seguros.

 
 
 

© 2017 Comparador de seguros de Vida baratos online – Segurosdvida.es