Seguros para drones

Uno de los aparatos más en boga en la actualidad son los drones. Estos artilugios, que antes estaban destinados únicamente a fines profesionales (empresariales, militares o audiovisuales), se han popularizado, sobre todo a partir de las últimas navidades, como forma de ocio y entretenimiento, ya que se han aligerado y, por consiguiente, su precio ha bajado considerablemente. Pero estos artefactos teledirigidos tienen una serie de particularidades con respecto a otros de similares características.

Los drones son muy fáciles de manejar para personas de todas las edades, por lo que se han convertido en un sustituto perfecto de los clásicos aviones teledirigidos. Además, son muy atractivos, ya que no se limitan a volar, sino que también son capaces de grabar vídeos de alta resolución, sirven como reclamo para campañas de publicidad o se usan para propósitos científicos.

La legislación española dictamina que los drones han de tener obligatoriamente un seguro de Responsabilidad Social Corporativa

El verano pasado, el Gobierno aprobó una normativa que obliga a los propietarios de drones a contratar un seguro de responsabilidad civil para compensar los posibles daños a terceros que puedan provocar estos aparatos. Se puede consultar en el Real Decreto Ley 8/2014 de 4 julio 2014. La ley también indica dónde y cuándo se puede utilizar un dron. Es importante señalar que están destinados a mayores de 18 años únicamente.

Características de los seguros para drones

Las pólizas específicas para drones tienen una serie de características, que detallamos a continuación:

  • Las coberturas dependen del objetivo primordial del dron, ya que no es lo mismo que tengan un uso militar, uno civil o simplemente propósitos recreativos. Estos últimos son los generales, que sirven para todos los drones, al que se le van añadiendo coberturas complementarias.
  • Los seguros para drones cubren, en principio, los daños a terceros provocados por el uso del aparato. Por ejemplo, si el dron se estrella en una propiedad particular, o contra una persona, o provoca algún tipo de accidente.
  • También se cubren las posibles invasiones de la intimidad. Si el dron hace una foto o graba un vídeo sin autorización y su dueño lo publica en las redes sociales, el seguro podría compensar a la persona o personas grabadas si se produce un perjuicio a su intimidad.
  • Una de las coberturas complementarias más habituales es la de daños propios: si al manejar el dron nos hacemos daño de algún modo o causamos algún desperfecto en nuestra casa, en nuestro coche, el seguro lo cubriría.
  • Lo que no se puede asegurar todavía son los daños que sufra el propio dron durante su funcionamiento, aunque algunas corredurías están trabajando en este aspecto.

Entre las aseguradoras que comercializan pólizas para drones en nuestro país están Caser, Generalli, Allianz o Helvetia, así como algunas cadenas de tiendas de electrónica, que venden los aparatos con un seguro propio, como es el caso de Worten. Las primas oscilan de precio entre una compañía y otra pero a día de hoy están en torno a los 200 euros al año. La cobertura económica puede alcanzar los 300.000 euros para aparatos que pesen menos de 25 kilos.

Pero, aunque cada vez se venden más drones, no todos están asegurados. No es en absoluto recomendable utilizarlo si no se dispone de un seguro. Por lo que, si dispone de uno de estos aparatos, no se olvide de contratar su póliza correspondiente.

 
 
 

© 2017 Comparador de seguros de Vida baratos online – Segurosdvida.es