Valor nominal y valor efectivo en seguros de vida

Los seguros de vida tienen muchos aspectos diferentes, que no siempre conocemos, aunque tengamos contratado alguno. Por eso, es importante manejar conceptos como los de valor nominal y valor efectivo, que conllevan algunas de estas pólizas.

Estos dos aspectos, que son complementarios, siempre están ligados a un seguro de vida permanente. Es decir, no tienen validez para aquellas pólizas de duración determinada, y solamente podremos aplicarlos a los seguros de vida entera o a los de vida universal. O sea, aquellos que duran toda la vida del asegurado.

Ambos valores determinan el importe de la póliza, aunque uno y otro pueden hacer que varíe la cantidad que perciben los allegados si se produce el fallecimiento.

Valor nominal de los seguros de vida

Se denomina valor nominal a la cantidad de dinero que los beneficiarios reciben si se produce el fallecimiento. Esta cantidad está pactada desde el principio, ya que el asegurado indica el dinero que quiere asegurar cuando formaliza el contrato. En este tipo de seguros normalmente no se pueden realizar variaciones posteriores, ya que es un producto cerrado, por lo que esta cantidad siempre sería la misma, independientemente de los años que trascurran desde el inicio del seguro.

Valor efectivo de los seguros de vida

El valor efectivo, por el contrario, es lo que se le paga al asegurado por parte de la entidad en el caso de que se cancele la póliza o que finalice el contrato sin que se haya producido el deceso. Ésta es una característica propia de los seguros permanentes, pues los que se contratan a término (es decir, por un periodo de tiempo determinado) solamente tienen un valor nominal pero no efectivo.

El mecanismo de funcionamiento de los seguros a término es muy sencillo, ya que, cuando se acaba el contrato, se puede renovar, con lo cual se puede variar el valor nominal de la póliza, pero no se dispone de un valor efectivo, algo que sí sucede con los seguros cuya permanencia es para toda la vida del asegurado, o al menos hasta su edad de jubilación, algo muy normal en este tipo de pólizas.

Ventajas de los seguros de vida con valor en efectivo

¿Por qué es preferible contratar un seguro que conlleve valor en efectivo? Te explicamos algunas de sus ventajas:

  • El valor efectivo funciona como una suerte de cuenta de ahorro, como un fondo de pensiones, que se puede recuperar según las condiciones que se especifiquen cuando se firma el contrato de arranque de la póliza. Por lo tanto, es una excelente forma de ahorrar para obtener un determinante complemento a la pensión pública cuando el asegurado se jubile.
  • Este valor además, está libre de impuestos diferidos, por lo que no hay que tributar por ese dinero a menos que se retiren los fondos. Y, además, en función de cómo se retire este dinero, tampoco se tendrá que dar una parte a Hacienda, por ejemplo, si se recupera mediante un préstamo para pólizas.
  • También se puede aumentar el dinero que perciben los allegados. Aquí hay que tener en cuenta el factor del valor en efectivo, que puede hacer que los allegados cobren más o menos. Para explicarlo de forma sencilla, como ya hemos explicado, este valor va asociado a una suerte de cuenta de ahorro. En función de la cantidad que haya en ella en el momento en el que se produce el fallecimiento, se percibirá más o menos dinero. Cuanto menos haya, más percibirán los allegados. Pero, cuanto menos, si se llega al final del contrato sin usar la póliza, menos se percibirá en concepto de ahorro.

Si le interesa contratar un seguro de vida en una correduría, utilice nuestro buscador para encontrar el que mejor se adapta a usted.

 
 
 

© 2017 Comparador de seguros de Vida baratos online – Segurosdvida.es